sábado, julio 13, 2024
Inicio En los medios Las mujeres tucumanas ganan en promedio un 33,6% menos que los hombres

Las mujeres tucumanas ganan en promedio un 33,6% menos que los hombres

NOA. Casi el 90% de las mujeres participan de trabajos no remunerados

Analizan las brechas que afrontan las tucumanas en el mercado laboral y reveló que se agrupan entre los sectores de bajos ingresos

Las desigualdades entre géneros siguen siendo notorias en la sociedad actual y ese reclamo volvió a tomar cuerpo en cada rincón del país, el último 8 de marzo. En este escenario adverso, las mujeres tienen menor representación política pero además su ingreso al mercado también es más complejo y la retribución económica por sus trabajos es más baja, en relación a lo que perciben los hombres.

El informe ‘Género y mercado laboral en Tucumán’, realizado por el Laboratorio de Políticas Públicas para el Desarrollo Equitativo (Lapde) de la UNTtomó como punto de partida los datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del Indec, correspondiente al tercer trimestre del año 2022 con el objetivo de identificar la existencia de brechas económicas de género en el mercado de trabajo tucumano y cuantificarlas.

El trabajo aclara también que la fuente tomada para la confección del documento resulta útil para estudiar en profundidad las desigualdades de género en el ámbito laboral pero también presenta algunas limitaciones importantes como la imposibilidad de distinguir, sobre la base de las respuestas de los/as encuentados/as, la diferencia entre sexo biológico y género de los individuos.

Como primer punto a destacar, las representantes del Lapde indicaron que las mujeres tucumanas ganan, en promedio, un 33,6% menos que los hombres en la provincia en el total de ocupaciones. Mientras que las brechas se reducen a un 16,9% si contemplamos el ingreso proveniente de todas las fuentes relevadas por la EPH.

“Este hallazgo resulta interesante puesto que sugiere, en principio, que los programas de transferencias monetarias serían efectivos a la hora de otorgar autonomía a las mujeres. La brecha pierde significancia si se tiene en cuenta otro tipo de ingreso: el salario horario. Este resultado es de particular interés puesto que sugiere que las diferencias de ingresos en el mercado laboral de la provincia no responden a discriminación salarial, esto es, no encontramos evidencia de salario diferencial por igual tarea para hombres y mujeres. En consecuencia, el problema de las desigualdades de género en la provincia se originaría, al parecer, en la participación de la mujer en el mercado laboral”, específica el trabajo.

Sobre este punto sostiene también que las mujeres de Tucumán y el resto del NOA no solo participan menos que sus contrapartes masculinas, sino que también tienden a trabajar menos que otras mujeres del país. Y como si esto fuera poco, en esta zona del país, las mujeres tienen una mayor incidencia en el desempleo y mayores tasas de informalidad.

Es trabajo no pago

En diálogo con LA GACETA, María Florencia Correa Deza, manifestó que a partir de los datos analizados no se puede asegurar que exista discriminación entre hombres y mujeres en relación a lo que perciben por trabajar, pero si piensan que lo que difiere y podría explicar esa diferencia es la participación de la mujer en el mercado laboral.

“Sobre la participación nos encontramos a nivel provincial, regional y nacional que las mujeres participan menos y están menos dispuesta a ofrecer horas en el mercado laboral y cuando lo hacen también están más precarizadas”, dijo.

“En el NOA, casi el 90% de las mujeres participan de trabajos no remunerados y en el caso de los hombres el porcentaje es del 70%. Es decir que las mujeres participamos más del trabajo dentro del hogar y nos quedan menos horas para ofrecer al mercado laboral. Y si sumamos las tareas remuneradas con las no remuneradas observamos que las mujeres tenemos una sobrecarga de trabajo porque juntamos las tareas dentro y fuera del hogar”, enfatizó.

Consultada sobre las características que adquiere la sociedad a partir de estas brechas, Correa Deza sostuvo que las mujeres podrían ser más partícipes en los procesos de crecimiento y desarrollo. “Las mujeres poseemos aptitudes y habilidades que podrían ser productivas en una zona que necesita mayor productividad. Y en un escenario donde las mujeres están enfrentando dificultades para salir al mercado de trabajo me parece que se está perdiendo potencial productivo que genere crecimiento”, aseguró.

Fuente: La Gaceta